Mi prima se casa

Hace poco tiempo, recibí la grandiosa y esperada noticia de que mi prima se casa. Oooooooh. Sí, se casa. En menos de cuatro meses tendrá lugar en La Toja el maravilloso e íntimo encuentro en el que ella y su futuro marido afirmarán que están dispuestos a pasar el resto de sus vidas el uno con el otro. No saben lo que están haciendo. ¡Huid insensatos!  EL RESTO DE SUS VIDAS. Con la esperanza de vida que tenemos hoy en día eso significa que prometes estar con tu pareja hasta que las ranas tengan pelo, Jordi Hurtado nos deje o hasta que llegue GH506.

Captura de pantalla 2015-03-22 a la(s) 22.32.21

Pero lo realmente alarmante, es el grave trastorno bodil que le ha invadido. Su vida ahora mismo gira única y exclusivamente en torno a lo que cree que será el día más feliz de su vida. Es una Monica Geller de las bodas. Un Chuck Norris de la organización. Si pudiera, estoy segura de que dejaría plantado a su novio y se casaba con su propia boda. ESO ES AMOR Y LO DEMÁS SON TONTERÍAS. Y es que absolutamente T-O-D-O lo relaciona con el esperado día.

– Oye, ¿sabéis si hoy jugará Ramos?
– ¿Ramos? Mierda. Todavía no los he encargado. Narcisos, azucenas, flor de pascua, orquídeas, gardenias… POR QUÉ A MI. Al partir un beso y una floooor.

– ¡Ay! Me acabo de cortar con el cuchillo, me haces una cura?
– Es verdad, el cura. Que resulta que el Padre Agustino se ha comprometido con otra boda, la de la hija de sus primos carnales, y el Padre Anabelo no me convence, canta demasiado y ese acento sureño que tiene me pone de los nervios.

– Esta tarde podríamos hacer maratón del Señor de los Anillos
– ¿Anillos? Pfff, todavía no los he recogido de la tienda de grabado. Qué agobio. Más les vale que estén perfectos. Sobre todo el mío. Todo él. Mi tesoro. ¡GOLLUM, GOLLUM!

Y esto es tan solo una pequeña y minúscula muestra de la escalofriante tortura a la que mi prima somete a su familia (me incluyo, desde el amor). No es casualidad que, precisamente en estas fechas, su hermana Ana, mayor que ella, y soltera, haya decidido huir despavorida a México hasta el día de la ceremonia. Ana, me vengaré por no haberme metido en tu maleta. Mejor aún, me vengaré lenta y dolorosamente por no haber ofrecido voluntariamente a tu hermana a unos contrabandistas Mexicanos (Roci tqmil).

Eso sí. En el momento en que uno decide que se casa, ha de tener la firme convicción de que no podrá volver a probar gota de alcohol hasta el día de la boda. Por su bien. O por el de la economía familiar. Solo os digo que se empieza con una lista de invitados íntima y discreta de ciento veinte personas y tras tres noches de copas vas por cuatrocientos. Incluso ya existe una mesa exclusiva para camareros y porteros de discoteca y otra para taxistas.


*Ojo con las mesas

Soy completamente fan de lo tradicional y de las bodas clásicas, con una sola excepción: la mesa presidencial. Me refiero a esa mesa alargada en vertical, estilo escaparate, compuesta por los novios, los suegros respectivos y el sacerdote en cuestión. ESA MESA. ESAS CARAS, afligidas y envidiosas mientras observan al resto de invitados disfrutando exageradamente de la celebración. Estridentes carcajadas, lágrimas de emoción, exaltación de la amistad, bailes encima de la mesa y entrañables brindis de aquí para allá. Tú, con el sacerdote a un lado, que se halla entre los 80 y la muerte, y al otro lado tu suegra, que la adoras, pero francamente no es la alegría de la huerta. Única solución: BEBE HASTA MORIR, y canta con frenesí:

5 COSAS: que deberían estar terminantemente prohibidas en cualquier boda

1. Corbatas moradas o tornasoladas
No haré comentarios al respecto. Están prohibidas y punto. Si alguien lleva una el día de mi boda… JAJAJA ¿casarme yo? Si lo hago ya tendré varias ranas con implantes que se comerán dichas corbatas.

2. Cortar la tarta 
Si lo haces por lo menos procura no emplear un sable de esgrima de tamaño superior al de los novios, salvo que puedas conservarlo. Te puede ser útil en alguna de las futuras discusiones con el que será tu marido.

3. ”Que se besen que se besen” o ”Viva los novios”
No se admiten, o no se deberían admitir vítores o gritos tales como los enunciados anteriormente. Si es algo que te irrita de forma extrema, siempre puedes recurrir a contratar francotiradores que se infiltren de paisanos en la boda y con el silenciador acabarán con sus vidas sin que nadie se inmute. Niquelao.

4. Lanzamiento de arroz, pétalos, pompas o cualquier objeto que vuele 
Tirar loquesea a la salida de la Iglesia está vetado. Los novios salen felices después de haber sido declarados marido y mujer y siempre existe algún insensato (solterona o hater del amor) que consigue acertar con el arroz a dar en el ojo de la novia cuya consecuente reacción es tropezar, caer al suelo pisándose el vestido y el desenlace termina siendo una novia medio desnuda en la escalinata de la Iglesia mientras varios chinos la fotografían y la suegra odiosa ríe silenciosamente. Sí, me siento identificada con la suegra.

Además, aunque no sea por la novia, pensad en las pobres palomas. Científicamente se ha estudiado que muchas mueren debido al arroz abandonado en las puertas de las iglesias después de una boda. Ellas, ratas voladoras, picotean compulsivamente el arroz hasta que explotan. ¡Piñata de plumas!

5. Excesivo plumaje en los tocados
Hablando de plumas, todavía no somos aves, desgraciadamente. Así que por favor, señoras, absténganse de tocados pomposos.

Captura de pantalla 2015-03-24 a la(s) 16.41.53

Después de tanta barbariedad, y para que todavía perviva en vuestras mentes la posibilidad de que sea una persona medianamente normal (se que después de bañarme entre leche y cereales nunca lograré ser alguien decente) dejo aquí a modo de despedida una profunda reflexión que me surgió ayer antes de meterme en la cama, acerca de l’amour y la importante decisión que conlleva casarse. Inciso, llevaba varias cervezas en sangre y alrededor de trece algodones de azúcar. Venga. Allá va, con un par de huevos benedictinos.

Es en ese preciso instante en el que tomas la decisión, dando un paso agigantado hacia delante, cuando todas y cada una de tus dudas quedan disipadas. Tu mirada no busca ninguna otra dirección, ni otro destino, porque tras navegar contra viento y marea, ha encontrado su puerto favorito. Es en ese momento, cuando la sonrisa se te escapa de las manos, cuando el resoplo de felicidad de tu alma es la bocanada de aire que necesitan tus pulmones, cuando tu valentía sale a flote. Te hallas ausente en un mundo paralelo, dotado de ligera limerencia. Pero no existe mayor privilegio que esa conexión, ese gran encuentro. Se trata de una fuerza sobrenatural, extraña, misteriosa, y que asusta más de lo previsto. Algo inefable. Pero no hay ni un solo atisbo de duda, de indecisión. No. Todo lo contrario. La seguridad es desbordante, ¿el entusiasmo?, abrumador. Y es que toda tormenta pasa desapercibida.

Porque como diría Juno, Eres el queso de mis macarrones.

PD: Sí. Cuando quiero soy una sentimental, una romántica o como me diría un buen amigo, una incomprendida del amor. Hoy tengo los sentimientos a flor de piel, debe ser el comienzo de la primavera que nos deja a todos ligeramente atontados. Pero si hay algo que he aprendido, es que nunca debes dejar que te digan lo que puedes o no puedes hacer. No permitas que nadie frene tus sueños, porque eres capaz de crear montañas si te lo propones. Y lo más importante: ni el dinero, ni la fama, ni el éxito, nada, será jamás tan valioso como lo es el amor. Así que lucha, arriésgate, supera tus miedos y haz caso al asno:
Pues tú dale dale tu ternura y amoooooor

A pasar el martes como se pueda, a ser felices, y a huir de las bodas a lo Julia Roberts,

Captura de pantalla 2015-03-24 a la(s) 15.49.00

Mbarbarie.

Mis mejores deseos, felicitaciones y cariño a mi prima y a su futuro marido.
¡Viva los novios!

Anuncios

One comment

  1. Hay que tener algo que decir · octubre 1, 2015

    No sé cómo he llegado aquí. No sé de dónde has salido. No sé si debí de entrar sin llamar, pero lo he hecho. Me ha encantado el blog. He leído un par, lo que mis hijos me han dejado mientras ellos hacían sus deberes. No sé si seguirás escribiendo por lo que leeré hacia atrás. Pero sí sé una cosa: que volveré. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s